• 22 compañías de animación y más de 90 espectáculos al aire libre harán de la XXI Feria Medieval El Álamo el evento más festivo y emcionante del fin de semana
  • Será todo un paseo por el pasado en el que se mezclarán los espectáculos más diversos con gastronomía y artesanía antigua

Este fin de semana, Madrid retrocederá en el tiempo y se empapará de la sangre, la velocidad, el color y los bramidos de los viejos circos romanos. No, no es un desvarío, ni una broma. La XXI Feria Medieval El Álamo acoge desde mañana, jueves 30 de abril, hasta el domingo 3, uno de los acontecimientos más apasionantes, originales y pintorescos de la primavera madrileña. Se trata del “Coliseum – La Arena de la Gloria“, un ambicioso embalaje circense-teatral, que llegará asociado a todo un compendio de actividades y espectáculos que recrearán en distintos rincones de Madrid parte del ambiente y la esencia de esa mitológica época de legionarios y gladiadores, así como del período medieval.

El inmenso proyecto está organizado por Géminis Servicios Temáticos y el Ayuntamiento, y lo más sorprendente y emocionante de todo es que el acceso a la feria es completamente gratuito. Luchas, carreras de caballos, danzas, actuaciones, y un fabuloso mercado de gastronomía y artesanía configuran la esfera total de este maravilloso festival histórico.

El jueves se da el pistoletazo de salida a las funciones, a cargo de la Compañía Drakonia,  que se representará el enfrentamiento entre las tribus íberas y los invasores romanos, en una Hispania marcada por los combates y la cruda resistencia. La plaza de toros portátil del Corral de Feliciano hará las veces de arena en la que se batan unos y otros, en una feroz pelea que escenificará un reparto de actores profesionales, y en las que se cruzarán espadas, habilidades con los caballos e incluso fuego. Este espectáculo, que sí exige del pago de una entrada, tendrá tres pases diarios viernes, sábado y domingo, y se podrá ver por tan sólo 7 euros los adultos y 3 los niños. Conviene indicar también que la obra ya viene avalada por haberse puesto en escena ni más ni menos que en Palau San Jordi de Barcelona, con lo cual, su calidad y esplendor serán sin duda del más alto corte.

Además de la gran lucha en el “coliseo”, se podrá disfrutar también en las afueras del Corral del campamento romano y la Escuela de Gladiadores, centro donde se presentarán a las armas y a los campeones, y donde se escenificarán situaciones y duelos de estampa circense. Además, en la Plaza de la Constitución habrá paralelamente multitud de propuestas cómicas y musicales, a cargo de distintas compañías y en las que se trabajarán una serie de disciplinas que engloban desde las acrobacias aéreas a los malabares.

Por otro lado, y a pesar de que las querellas romanas constituyan el epicentro de la feria, también habrá otros espacios en los que el viaje al tiempo se hará a la época del Medievo. En la zona de la Calle de las Escuelas y la Avenida de Madrid, habrá todos los días un buen repertorio dirigido a los niños en los que se alternen títeres, cuentacuentos, episodios circenses y otra serie de artes escénicas que tendrán por protagonistas a ogros, brujos, monjes y bufones. Todo ello estará perfectamente musicalizado de mano de bandas sonoras callejeras que insuflen ritmos celtas de mano de talentosos artistas,

Y lo que sí comparten los dos grandes bloques, el romano y el medieval, es la oferta de talleres antiguos, que para los interesados, supondrá una oportunidad fascinante para introducirse en los quehaceres de la forja, la orfebrería, el tallado de madera o el hilado de lana, entre otros.

Y entre tanto batiburrillo de actividad, los estómagos se abrirán seguro, así que como colofón a la feria, uno puede acabar degustando algunos de los productos de los cientos de puestos gastronómicos, provenientes de toda España, que estarán insatalados en el recinto. O bien puede ir a remojarse la garganta en alguna de las tabernas y fondas que se encontrarán instaladas en la Plaza de Aveizieux. Junto a los quesos, embutidos, carnes o licores, habrá también, por cierto, fabricantes artesanales que trabajarán, con técnicas antiguas, e in situ alunas de las piezas que se encuentran a la venta.

¿Soñaste alguna vez de niño con pasearte entre centuriones y Césares? ¿Has visto la película de “Gladiator”, o es el Espartaco de Kirk Douglas uno de tus personajes del cine favoritos? Si es así, este evento cumplirá tus mayores delicias. Pero no hay necesidad tampoco de ser un fanático histórico: hace buen tiempo, y esta fiesta promete comida, bebida y mucha emoción. Así que para cualquiera en busca de un plan único para el fin de semana, darse una vuelta por la Feria Medieval El Álamo suena a la perfecta idea de ocio.

Foto: Drakonia Produccions

Dejar respuesta