San Isidro

Puesto que quedan pocos días para la celebración de las fiestas patronales de Madrid en las conocidas Fiestas de San Isidro, desde Agenda de Ocio os ofrecemos una breve introducción al origen histórico de esta conocida fiesta característica de la que miles de madrileños disfrutan cada año el 15 de mayo.

Para entender el origen de las Fiestas de San Isidro en Madrid, en primer lugar se ha de explicar quién fue San Isidro y por qué fue tan famoso. San Isidro fue un jornalero mozárabe que trabajó a las órdenes de diferentes familias adineradas como labrador, trabajando las tierras. Pese a que se tiene la certeza de que nació un 4 de abril de 1082, no se sabe con exactitud la fecha de su muerte, ubicándola normalmente entre mediados y finales del siglo XII.

Pese a la atribución de una serie de milagros que no han podido ser demostrados, Isidro tenía la habilidad de encontrar agua en pozos o ríos subterráneos a través de una técnica conocida como la radiestesia. Esta técnica, calificada de pseudociencia, permite experimentar una serie de impulsos electromagnéticos gracias a la ayuda de una horquilla de madera que en este caso son irradiados por el agua. De este modo, San Isidro encontró inumerables arroyos y manantiales, algunos de los cuales fueron fijados como lugar de culto.

Gracias a esta fama y a la atribución de una serie de milagros, la sociedad madrileña de la época comenzó a hacerse eco de los poderes milagrosos de Isidro Labrador.

Flickr Aldeana

Una vez Isidro murió, su fama siguió aumentando, tanto que años después de su fallecimiento se exhumó el cadaver en diferentes ocasiones para acomodarlo en un lugar más sofisticado. En ocasiones, a medida que aumentaba la fe de los creyentes en sus milagros, los restos de Isidro se sacaban de procesión por las calles de Madrid con la intención de invocar lluvias.

Durante el año 1520, Juan Vargas, caballero perteneciente a una familia de gran linaje y buena posición social para la que Isidro trabajó durante sus años como labrador, emprende una serie de permisos y trámites para realizar una pequeña ermita en honor a Isidro. En 1528 se construyó la conocida Ermita de San Isidro y en 1619 se beatificó a Isidro, fijando la fecha de su celebración el 15 de mayo.

De este modo, los madrileños (así como los turistas) comenzaron a peregrinar todos los 15 de mayo hasta la Ermita de San Isidro para beber agua del manantial que está anexo a la Ermita y que se dice que el propio Isidro encontro, y así fue como se dio origen a la festividad que conocemos hoy día. Una vez terminado este ritual en honor a San Isidro, la gente decidía quedarse a realizar un picnic en la conocida Pradera de San Isidro, en la que pasaban el día en compañía disfrutando de las verbenas y de los manjares gastronómicos que se preparan de manera especial para esta festividad.

2 Comentarios

Dejar respuesta