Foto: Flickr oficial Turismo Madrid
El invierno en Madrid es duro. Es cierto que la ciudad presenta una estampa inigualable en este tramo del año, y qué decir de diciembre, el mes en el que la iluminación navideña confiere a la capital de una luminosidad hipnotizadora. Sin embargo, las temperaturas rondando o incluso bajando de los 0º impiden que se pueda disfrutar al máximo de los lugares madrileños más bellos.
En verano el problema es exactamente el contrario, con los termómetros marcando como mínimo los 35º, el impulso de levantarse y salir a la calle no es sólo que no se produzca, es que incluso por el bien de la salud es mejor que ni aparezca. Tonos ocres y amarillentos, caída de la hoja, temperaturas no demasiado bajas… El otoño podría pelear por ser considerada la estación más encantadora del año, pero su rival es inalcanzable: la primavera.
La temporada del florecer de la vida, del colorido en el campo, en la ciudad, en las plazas, en los parques y jardines, las temperaturas suaves y agradables para pasear por los lugares más emblemáticos de Madrid… en definitiva, la mejor época de todo el año. Y aunque la primavera en la capital es inigualable en cualquier parte de ella, existen varias zonas donde su aura es sobrecogedora. Coja papel y bolígrafo y apunte las recomendaciones de Agenda de Ocio para disfrutar de la primavera madrileña en su máxima expresión.
Foto: Flickr TurismoMadrid

El Parque de El Retiro es una de las joyas culturales e históricas de la capital. Sus inicios se remontan a mediados del siglo XVII, momento en el que el Conde-Duque de Olivares cede al monarca Felipe VI unos terrenos que le habían cedido. El rey comienza a construir el Palacio del Buen Retiro con el fin de utilizarlo como segunda residencia, y a su alrededor se siguen construyendo nuevos elementos arquitectónicos hasta su apertura a todo el público durante el reinado de Carlos III. El Bosque de El Recuerdo, el Estanque de El Retiro y el Monumento a Alfonso XII, el Palacio de Cristal o la Fuente del Ángel Caído son algunos de sus mayores atractivos.

Muy cerca de El Retiro, el Real Jardín Botánico es una caja de sorpresas para quien se acerque a él gracias a sus hermosos rincones que contemplan más de dos siglos de historia. 6.000 especies diferentes de plantas vivas, sólo 1.000 menos de las que se encuentran en la Península Ibérica, dos invernaderos, una colección de bonsais iniciada por el presidente del Gobierno Felipe González o visitas guiadas, excursiones y talleres encabezan las atractivas propuestas de este recinto inaugurado en 1781.

Fuente: Turismo Madrid

La Casa de Campo es una enorme extensión verde de 1.722 hectáreas ubicada a las puertas de Madrid. Felipe II adquirió hacia 1560 ó 1561 las propiedades (casa, palacio y tierras) situadas frente a la cornisa sobre el río Manzanares que pertenecían a la nobiliaria familia de los Vargas. Posteriormente las reconvirtió en una villa renacentista sin pretensiones de representatividad pero, acorde con su sensibilidad, enmarcada por bellos jardines. Descripciones documentadas y restos de construcciones permiten recrear un conjunto que identifica su carácter manierista a través de sus elementos clásicos: grutas, laberintos, burlas de agua, etc., situados en un auténtico vergel rodeado de densos arbolados que fueron plantados en aquel tiempo.

Más alejado se encuentra el Parque El Capricho (solo abierto los festivos y fines de semana), creado a finales del siglo XVIII por la condesa-duquesa de Benavente. Este parque es uno de los ejemplares más sobresalientes y singulares de jardín paisajístico español. La visita es particularmente aconsejable en primavera, cuando el paseo se realiza entre el perfume de los bosquetes de lilas y las cascadas de rosas.
Parque Lineal Manzanares

Aunque muy nuevos, existen dos parques que han supuesto dos auténticos lugares de ocio para la ciudad. El primero es el Parque Juan Carlos I, junto a los recintos feriales de IFEMA. Este enorme enclave moderno y con elementos arquitectónicos contemporáneos permite a los madrileños disfrutar de una extensa zona de ocio, nuestra recomendación: alquilar una bici.

El otro es quizá más famoso por lo que ha supuesto para el centro de la ciudad. Madrid Río ha conseguido integrar el río Manzanares en la capital, ha “enterrado” con túneles el paso de la M30 por la zona sur y ha supuesto zonas de ocio, diversión, carriles bici, skate park, … una nueva joya para el disfrute de madrileños y foráneos. Se extiende a lo largo del Río Manzanares desde Príncipe Pío, donde conecta con la Casa de Campo, hasta Legazpi, donde enlaza con el parque de Tierno Galván (donde están el Planetario y el IMAX) y el Parque Lineal del Manzanares.
Lo importante de la primavera es poder disfrutar de la ciudad en la calle, y aunque cada vez es más habitual ver terrazas instaladas en invierno, lo cierto es que cuando mejor se disfrutan es en esta época del año. Pasear por la ciudad, parar a tomar algo, comer o cenar fuera de casa disfrutando de las buenas temperaturas de la capital durante la primavera es un lujo al alcance de todos.

Dejar respuesta