Foto: Flickr dr_zoidberg

La historia de cualquier ciudad o lugar está cargada de leyendas para muchos conocidas pero que para la gran mayoría pasan inadvertidas. Madrid no es una excepción, y en la capital existen numerosos lugares cargados de historias ocultas y tenebrosas. Hemos recopilado las mejores para una nueva serie de entradas a la que hemos titulado Madrid de Halloween. El primer capítulo de esta serie lo hemos dedicado a los cementerios de Madrid: los actuales, los desaparecidos… y los desconocidos. Adelante.

 

Cementerios que puedes visitar

San Isidro: Fundado en 1811, pronto se convierte en el cementerio más ilustre de la capital. Prueba de ello  son sus panteones, suntuosos y grandiosos. La alta sociedad del Madrid del siglo XIX descansa en este lugar disfrutando por cierto de unas maravillosas vistas a la ciudad.  Son muchos los personajes históricos cuyos restos están en este cementerio.  Se puede visitar y, sobre todo durante los días cercanos a Todos los Santos, cuentan con visitas guiadas. Más información aquí.

Foto: Cementerio de San Isidro
Foto: Cementerio de San Isidro

Almudena: El crecimiento de la ciudad y la epidemia de cólera aceleraron la necesidad de un nuevo camposanto para Madrid, y la solución fue el cementerio de la Almudena. El estilo modernista, propio de la época en que fue construido, se plasma en la entrada y en la capilla. Es uno de los cementerios más grandes de Europa y muchos son los que acuden para visitar las tumbas de Benito Pérez Galdós, Lola Flores y su hijo, o los más de 2.500 fusilados durante la posguerra, entre ellos las Trece Rosas (un grupo de jóvenes mujeres defensoras del socialismo). Más información aquí.

La Almudena es un cementerio católico pero junto al mismo están el cementerio judío y el cementerio civil, donde descansan Dolores Ibarruri, Arturo Soria, Pablo Iglesias o Pío Baroja.

Foto: Flickr Mertxe Iturrioz
Foto: Flickr Mertxe Iturrioz

Cementerio Inglés: El gobierno Británico planteó la construcción de un cementerio para sus compatriotas en el entorno de la Plaza de Colón y, a punto estuvieron, pero Madrid crecía tan rápido que finalmente se eligió otro emplazamiento (Calle Comandante Fontanes, 7).  En este cementerio, que se puede visitar, están enterrados los fundadores de Loewe, la familia Lhardy o el fundador del Circo Price: Thomas Price. Ya hablamos de este lugar en Cinco cosas de Madrid que no sabías.

 

Cementerios desaparecidos

Ya no existen, pero sí sabemos donde estuvieron y, si se trata de celebrar Halloween, esto seguro que dará un poco de miedo a algunos.

Los primeros musulmanes que se asentaron en Madrid tenían al parecer dos lugares en los que enterrar a los suyos, uno era en la actual Plaza de la Cebada, y el otro en el mismo lugar donde hoy está el Palacio de Cristal del Retiro. También en Tirso de Molina enterraban fallecidos, como citamos en Cinco cosas de Madrid que no sabías, por su curiosa historia. En plena Plaza de Tirso de Molina (antes llamada «del progreso») existía un convento cuyos monjes eran enterrados justo donde hoy está la estación de metro… y allí siguen.

La ampliación del Museo Reina Sofía está justo encima del cementerio que se situaba junto al Antiguo Hospital General -el actual Museo Reina Sofía-. Este edificio fue hospital desde el S. XVI hasta el S. XX. Puedes leer la historia del edificio aquí.

Probablemente nos entre la risa, pero el llamado Cementerio del Norte estaba en lo que hoy es pleno centro de la ciudad. Junto a la Glorieta de Quevedo y justo en el lugar donde se levanta El Corte Inglés de Arapiles. La parcela fue cementerio hasta finales del siglo XIX. Se construyó precisamente para evitar enterrar a los fallecidos junto a las iglesias, y poder darles sepultura  a las afueras de la ciudad.  Por cierto, no muy lejos, el lugar que hoy ocupa el Estadio Vallehermoso también fue en su día un cementerio. Si haces click aquí verás foto del Cementerio de San Martín (actual Estadio Vallehermoso) de la página web Memoria de Madrid.

El Cementerio del Sur se situaba en el entorno de la Puerta de Toledo. También era llamado Cementerio de los ejecutados pues allí acaban los restos de los ajusticiados en la Plaza de la Cebada, como el conocido Luis Candelas (si no conoces la historia de Luis Candelas, léela aquí). Este cementerio cayó en desuso a principios del siglo XX y fue demolido en 1942.

El Cementerio de San Sebastián, junto a la iglesia del mismo nombre. Cabe recordar que la costumbre antes del S. XIX era enterrar a los fallecidos junto a las iglesias o parroquias. Varios monarcas (Carlos III, Carlos IV o José I) intentaron con más o menos éxito erradicar esta costumbre hasta conseguirlo. Uno de los ejemplos más claros que perduran hasta nuestros días está en la calle Huertas, muy cerca de la Plaza de Santa Ana. Junto a la Iglesia de San Sebastián estaba su cementerio, hoy en día el lugar lo ocupa una floristería que al parecer lleva en el mismo lugar más de 100 años.

 

Otros cementerios actuales de Madrid

En la actualidad hay 14 cementerios activos en Madrid. Ya hemos mencionado el de la Almudena, pero merece la pena citar el de Fuencarral (barrio) por su historia: durante los años de la Guerra Civil parte del frente de la contienda estaba en pleno cementerio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here