'Miró y el objeto'
  • La institución cultural presenta la exposición Miró y el objeto con la colaboración de la Fundació Joan Miró
  • La muestra se compone de 109 obras entre pinturas, esculturas y cerámicas que profundizan en la importancia del objeto en toda la trayectoria del artista catalán

A los grandes artistas es difícil redescubrirlos, mostrar en una exposición alguna faceta suya que aún no haya sido lanzada al público. Por lo general, la mayoría de las exposiciones suelen ensamblar los diversos trabajos de estos genios, mostrando una evolución global de su carrera y su trayectoria ascendente. Pero, de vez en cuando, sale a la palestra una muestra de algún excelso autor que hace posible que sigamos admirando aún más su figura. Es el caso de Miró y el objeto, la primera retrospección del artista catalán en este ámbito concreto de su trayectoria, la cual estará en el CaixaForum de Madrid hasta el próximo 22 de mayo.

Joan Miró (1893-1983), es uno de los artistas españoles más reconocidos del pasado siglo. Encuadrado en el surrealismo, hay que decir que, a pesar de sentirse parte de ese movimiento artístico, su trayectoria no se encontraba exenta de discrepancias con respecto a sus compañeros de profesión. Miró detestaba la pintura tal como se conocía, su mercantilismo, su exposición en amplios salones. Él proclamaba que el arte debería estar en el exterior, en las calles, a disposición de toda la sociedad, pensamiento éste que marcará toda su trayectoria artística.

Miró y el objeto se compone de 109 obras entre pinturas, esculturas y cerámicas procedentes de instituciones como la Fundació Miró, colaborador de la exposición, así como de diversas colecciones privadas que han cedido las obras para el evento. Dividida en seis secciones, estas se distribuyen de manera cronológica, aunque siempre centrando su mirada en la importancia del objeto para el barcelonés.

La visita arranca con pinturas de sus primeros años donde quedaban reflejados varios objetos domésticos como un puchero, y con una amplia semejanza con los bodegones.  Estos primeros pasos en la exposición muestran también varios objetos que Miró guardaba en su taller y que utilizaba como fuentes de inspiración, trasladándolos en ocasiones con él en el interior de su maleta. Objetos precolombinos, calabazas o siurells, unos silbatos típicos de Mallorca, conforman esta colección.

La siguiente sección se corresponde con el cambio en el pensamiento de Miró, reflejado en su afán por «asesinar la pintura» y que será una constante hasta el final del recorridoCollages con papel lija, paraguas o madera conforman este apartado, que irá dando paso a multitud de composiciones que el artista utilizaba bien como obra en sí misma en forma de escultura o cerámica, bien para dar vida a un lienzo al óleo. La muestra finaliza con más de una veintena de obras de la exposición del Grand Palais de París celebrada en 1974 en torno a su figura y procedentes la mayoría de ellas de la Fundació Joan Miró.

Además de lo dicho, Miró y el objeto cuenta con varias fotografías que ilustran el trabajo del artista, así como tres audiovisuales: una película de 1939 sobre el ballet Jeux d’enfants; un documental de su gran amigo Francesc Català-Roca sobre la quema de tela de Miró; y por último un documental realizado exclusivamente para la muestra sobre su vida y obra. En torno a la exposición también se han preparado diversas actividades complementarias para todos los públicos.

¿Te ha gustado esta noticia?¡Síguenos en Facebook!


Información

  • Dónde: CaixaForum, Paseo del Prado 36; 28014-Madrid
    • Metro: Atocha, Antón Martín
  • Cuándo: Hasta el 22 de mayo de 2016
    • Horario: De lunes a domingo de 10 a 20 horas
  • Precio: 4 €

Foto: Miró y el objeto

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí